f85f834a-2105-49ba-b0c6-d0ffe545dd6aJPG

Jardín Botánico Cosmovitral

 Recorrer nuestro México es delicioso y en el centro histórico de la ciudad de Toluca encontramos un hermoso jardín, por supuesto nos referimos al icónico Jardín Botánico Cosmovitral. El lugar que alguna vez albergó al Mercado 16 de septiembre fue convertido en esta monumental obra. El diseño arquitectónico del museo corresponde al estilo art Nouveau y estuvo a cargo del ingeniero Manuel Arratia, originario de Zumpango. 

La parte artística creación del artista mexiquense Leopoldo Flores (1934-2016), ejecutada por un grupo de 60 artesanos. Para su creación se utilizaron 75 toneladas de vidrio soplado y 25 toneladas de cañuelas de plomo; se ocuparon 28 colores diferentes de vidrio, del cual, 80% fue importado de: Italia, Alemania, Francia, Bélgica, Japón, Canadá y Estados Unidos. 

Compuesto por 71 módulos vitrales, que en conjunto suman tres mil 500 metros cuadrados de vitral, este espacio alberga alrededor de 400 especies de plantas diferentes, provenientes de las regiones de México, Centroamérica, Sudamérica, África y Asia; se pueden encontrar azucenas, rosas, orquídeas mexicanas, aves del paraíso, cipreses y helechos. También hay árboles y arbustos naturales como la araucaria, proveniente de Chile; el amaranto de Brasil; el tulipero de China; el Santiaguito y el árbol de las manitas, originarios de México. 

En los vitrales se puede apreciar la historia, evolución e itinerario del hombre en su ciclo cósmico, se haya entrelazado y relacionado conforme a una secuencia que transcurre en torno al edificio.

El inmueble es una síntesis de todas las dualidades, es una solución dialéctica a los antagonismos día y noche, vida y muerte, creación y destrucción; se encuentra resumida la sucesión de ciclos vitrales que dan esencia y vuelo al invencible pájaro de prodigios, el Universo.

El recorrido del Cosmovitral parte del lado oriente, donde se muestra al hombre a través del tiempo y se marca la nebulosa Andrómeda, en la que se perfilan los cuerpos de un hombre y una mujer; mientras que en el centro se aprecia el macrocosmos o creación del universo. 

En el lado izquierdo de los vitrales encontramos la oscuridad y decadencia; a la derecha, el encuentro con la búsqueda infinita y ascendente. En el techo, se haya la bóveda celeste de las doce constelaciones de la Vía Láctea. Finalmente, el trayecto culmina con la captura solar en el poniente; donde se destaca un gran círculo de fuego en el que se aprecia la figura del hombre recordando la proporción áurea pitagórica. El Jardín Botánico Cosmovitral también ofrece actividades complementarias como exposiciones, conferencias y visitas guiadas acerca de la obra plástica.

Espero haber despertado su curiosidad por el Jardín Botánico Cosmovitral. Conociendo a México lo amaremos más.

Hasta la próxima.