Para que no se nos olvide

By  |  0 Comments

En su obra  “Ideas y creencias” (Espasa Calpe, 5ª ed., Madrid, 1955, p.17), dice José Ortega y Gasset que las ideas “se tienen,” en tanto que en las creencias “se está.” Es decir, a las ideas las tenemos nosotros porque las elaboramos a partir de nuestras percepciones sensibles; son el resultado de nuestro razonamiento. Las creencias, por contra, nos tienen a nosotros; son el suelo en el que nos sustentamos, “las columnas de nuestra existencia.” Condicionan profundamente nuestras actitudes y conductas, de ahí la necesidad de su regulación jurídica (protección y limitación).

El derecho de conciencia, es el respeto por lo que cada uno piensa, cree y ha heredado en su cultura. Si los humanos tuviéramos un poco de tolerancia hacia las formas de pensamiento de otros, la convivencia sería más fácil.

Cada persona tiene sus conceptos y su percepción, esto no quiere decir, que tengamos que estar en constante disputa por imponer a otros los propios. La laicidad es un punto donde todos los credos caben, por eso el mutuo respeto entre Iglesia y Estado fundamentado en la autonomía de cada parte puede evitar conflictos profundos en la sociedad.

mujeres participando en la guerra cristera

Mujeres en defensa de su credo.

El Templo del Saber donde cada individuo, hombre o mujer, puede tener su culto y es aquí donde la laicidad alcanza su culminación, porque ahí nos entendemos todos.

 

papa en hospital (2) papa hospital 2 (3)

Cada religión cabe y nos complementamos como sociedad cuando le respetamos su derecho al otro. Aun en el caso de no estar de acuerdo podemos llegar al diálogo.

En México un caso de intolerancia se registra en la guerra cristera (1926-1929) en la que la intolerancia del estado lleva a un conflicto social. Cuando nos damos tiempo de escuchar al otro lo comenzamos a conocer, nos damos mutuamente una alternativa.

Ejército_Unión_Popular_Cristera

No trato de dar la razón a bando alguno. Conocí la historia de un hombre que participo en la lucha cristera por la convicción de “quien cierra mi iglesia, mañana puede cerrarme mi casa”. Ese es el punto. Mi derecho de conciencia para vivir en paz y a salvo.

Siempre habrá hombres y mujeres que defiendan las causas reales. La punta del iceberg no nos muestra la profundidad de un problema. Es cuestión de profundo análisis para llegar al fondo y encontrar la verdad, o lo que más se aproxime a ella.

Alexander Solzhenitsyn (1918-1970), Premio Nobel de Literatura de 1970 y disidente de la Unión Soviética, dijo que “la justicia es conciencia, no una conciencia personal, sino la conciencia de toda la humanidad. Los que reconocen claramente la voz de su propia conciencia por lo general también reconocen la voz de la justicia “. Y el ejemplo más ilustrativo de choque frontal entre política y conciencia suele producirse en las sociedades con leyes discriminatorias o en las totalitarias. Las personas que ejercieron su libertad de conciencia a pesar de las leyes imperantes en su entorno en ese conflicto y en muchos otros lo hicieron en defensa de su propia dignidad.

papa en palacio 4 (2)

¿Por qué el tema? Indudablemente por la invitación, que, en su visita a México, hace el Papa Francisco a nuestras juventudes: sean su riqueza, tengan dignidad y esperanza.

En la laicidad cabemos todos y juntos seremos fuertes como nación.

Latest posts by Leonarda Alarcon (see all)

Latest posts by Leonarda Alarcon (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *