LO QUE NOS UNE

By  |  0 Comments

En México, el Congreso de la Unión decretó el 24 de septiembre de 1892 que este día fuera declarado fiesta nacional. A partir de 1917 se le denominó Día de la Raza, a iniciativa del presidente Venustiano Carranza. Más tarde, Emilio Portes Gil oficializó este festejo cívico y el Congreso aprobó el 10 de octubre de 1929 que el 12 de octubre fuera fiesta nacional, denominada Día de la Raza y Aniversario del Descubrimiento de América.

El vínculo entre el Viejo y Nuevo Mundo se convirtió el 12 de octubre de 1492 en un vínculo significativo. Ambos se interconectaron, iniciando así su intercambio cultural, comercial y religioso, uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la humanidad.

El día de la raza es un llamado a no perder las raíces de nuestra cultura y enaltecer el orgullo de haber nacido en nuestro país. Ser mexicana o mexicano también significa compromiso y trabajo.

Aprovechemos lo heredado por las naciones que habitaban en nuestro territorio y lo aportado por los europeos. Si sumamos las cosas de valor de ambas culturas, podremos tener logros más significativos.

Que nuestras generaciones nuevas recobren el sentido de nuestros símbolos y sean más fuertes, es un esfuerzo que vale la pena. No cejemos ni un momento del trabajo arduo y dejemos de lado esas transgresiones culturales que solo nos llevan al caos como sociedad.

Y recuerdo a nuestras autoridades del Distrito Federal, que nuestro monumento a “La Raza” está mutilado y abandonado, mantener nuestros monumentos también es reforzar la idea de lo que somos. No lo abandonen por favor.

Latest posts by Leonarda Alarcon (see all)

Latest posts by Leonarda Alarcon (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *