“La nutrición en enfermedades tiroideas”

By  |  0 Comments

Dentro de la complejidad del organismo, existe un grupo de sustancias llamadas “hormonas” que regulan diferentes procesos esenciales en la vida humana. Estas hormonas son liberadas por las famosas “glándulas”, cuya función y liberación hormonal es muy variable.

 Por hoy vamos a hablar a detalle sobre una glándula que destina sus hormonas hacia la regulación del metabolismo basal. Seguramente has escuchado sobre la “tiroides” y sus hormonas T3 y T4, que al ser vitales para la asimilación de nutrientes, se debe prestar especial atención a la posible alteración de la glándula. Dos afecciones son las más comunes: el hipotiroidismo y el hipertiroidismo, ambas productoras de un desequilibrio hormonal.

El hipotiroidismo consiste en una disminución en la secreción de las hormonas mencionadas (T3 y T4). ¿Las causas? Pueden ser muchas, pero la administración de medicamentos con litio, tumores en la glándula o en la hipófisis y la baja ingesta de yodo son las más frecuentes. No me voy a meter mucho en fisiopatología, pero si usted tiene síntomas como cansancio excesivo, bradicardia (ritmo cardiaco lento), pérdida de apetito o aumento de peso involuntario, es necesario que acuda con su endocrinólogo. Ahora bien, si su médico le ha confirmado que padece hipotiroidismo, las siguientes recomendaciones nutricionales pueden interesarle:

  • Según estudios científicos, la soya y sus derivados interfieren en la absorción de la levotiroxina, hormona tiroidea que controla el hipotiroidismo. Por esta razón, los especialistas recomiendan esperar mínimo 4 horas, tras tomar el medicamento, para consumir estos alimentos.
  • Se piensa que además de la soya, hay otros alimentos que pueden intervenir en la absorción de este medicamento, y para prevenir que esto suceda, se recomienda desayunar una hora después de haberlo tomado.
  • Si la razón del hipotiroidismo es la deficiencia de yodo, es necesario acudir con un nutriólogo para que le proporcione una dieta adecuada en este mineral, además de su tratamiento impuesto por el médico. Ingerir alimentos como mariscos, leche y sal yodada pueden contribuir a la ingesta adecuada del yodo.

sal yodada 2 mariscos 3

Por otra parte, tenemos la otra cara de la moneda: el hipertiroidismo, que se define como una secreción o liberación excesiva de hormonas tiroideas. Entonces imaginen que lo descrito anteriormente se lleva a cabo de manera contraria. Los síntomas que saldrán a relucir son la taquicardia, aumento de apetito, pérdida de peso involuntaria y debilidad muscular. La ingesta excesiva de yodo y hormonas tiroideas pueden ser causantes de esta enfermedad, pero se le atribuye más la causa a las enfermedades autoinmunes (especialmente la enfermedad de Graves) que abarca de un 60-80% de los casos totales de hipertiroidismo. Además del tratamiento que su médico haya decidido proporcionarle, puede tomar en cuenta la siguiente recomendación:

hipo-hiper

  • Existen alimentos denominados “goitrógenos”, que se caracterizan por bloquear la absorción de yodo. Si su caso de hipertiroidismo es debido a una alta ingesta de este mineral, tal vez le interese consumir estos alimentos con moderación: coliflor, brócoli, espinacas, soya, cacahuates, etc.

equipo multidisciplinario

Para concluir, es necesario reiterar que ambas enfermedades deben llevar un cuidado multidisciplinario: médico y nutriólogo. Esto para que a base de medicamentos y una buena alimentación puedan disminuir los síntomas y las complicaciones. Si padeces hipotiroidismo o hipertiroidismo no hay de qué alarmarse, es sólo cuestión de mantenerse informado y monitoreado.

Un placer escribir para ustedes una vez más, cualquier duda, comentario o sugerencia pueden hacerla a cualquiera de mis medios de contacto:

danielacantum@gmail.com

Twitter: @danielacantum93

Latest posts by Daniela Cantú Marroquín (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *