La inequidad amenaza la paz

By  |  0 Comments

Agustin_Carstens 2 b1

Por años los especialistas defensores del capitalismo expresaron que sí hay fuentes de trabajo hay fuentes de riqueza; el trabajador tiene dinero para resolver su necesidad y así adquirir bienes y servicios, porque hay poder de compra; esto se refleja en beneficio del mercado. En los últimos días se habla de que existen más ricos en el mundo y luego se expone que hay más pobres en el mundo. Crece la riqueza y crece la pobreza. Conceptos que se contraponen.

Las tecnologías eficientan la producción reduciendo la mano de obra humana, lo cual debe ser percibido por los productores de bienes y servicios. Hasta hoy no vemos alternativas que permitan sustentablemente fuentes de trabajo remuneradoras, que aporten los mínimos básicos para los trabajadores.

En México la canasta básica, cada día que pasa, es inalcanzable. Si bien, en nuestro caso y país, los resultados de las reformas son verificables, aunque no con la rapidez que deseáramos; y en este siglo, aunque tenemos avances estamos desfasados en tiempo y acciones, porque nuestro crecimiento demográfico rebasó en forma contundente a las políticas sociales y económicas. Y los programas sociales amortiguan sin embargo no resuelven.

Hay un asunto que tocó “la manita” –como ella se dice- Sra. Manuela López de Aguilar, en este tema, dando información seria, de que hoy existe un 32% más de millonarios, con la interrogante que hay más ricos y considerablemente más pobres en México. Y al crecer los ricos y crecer los pobres, en mi modesta consideración, algo está mal en las políticas económicas. Pero esto dejémoslo a los especialistas.

Yo solo apunto: la sociedad, nos lamentamos de aquello que aceptamos y al tiempo criticamos lo que asumimos. Esto nos produce crisis política y nos lastima en el orden social profundamente.

Respeto que los ricos sean más ricos, como también lo expresa la señora, que los pobres sean menos pobres -es mi anhelo-; difiero con los que piensan que debemos ser solidarios con unos y con otros o con los dos. Y recurro a la figura que “el pan se gana con el sudor de la frente” o con el sudor de las ideas o con el sudor de las innovaciones y hago un llamado: las desigualdades no favorecen a nadie, ni a pobres ni a ricos, y sí son caldo de cultivo para que, tanto en un ámbito como en otro y en un bajo perfil, la descomposición social siga creciendo, destejiendo a las familias, a las comunidades, a los pueblos, a las ciudades y al país, pero más… al orbe entero.

Y políticos se quejan y como decía la periodista Virginia Gómez Junco hace tiempo: -No vamos lejos, pero hoy si vamos lejos. Rusia se queja de la baja de precio de los hidrocarburos. O ¿solo les alcanza el entendimiento para seguir creando armas? Esto me hace recapacitar en los esfuerzos de México respecto a que el petróleo no sea el recurso básico de las políticas económicas del país.

Asunto que yo no regateo y esto que es profundo y doloroso me remite a invitar a las familias en su conjunto y específicamente a la ciudadanía, a que en la toma de decisiones en particular de un municipio, de un estado, o del país no seamos indiferentes. Pero sobre todo de las decisiones y las acciones que nos beneficien a la mayoría de los mexicanos y a México como país.

Como lo han dicho muchos informadores: una sociedad desinformada, desarticulada por consecuencia es desigual, es inequitativa. Y requerimos equidad en donde como expresan algunos juristas “somos un país con leyes pero finalmente sin ley”.

Luego entonces concluyo que hay que reducir la brecha socio-económica y de cualquier otro renglón para no poner en riesgo la paz.

Latest posts by Leonarda Alarcon (see all)

Latest posts by Leonarda Alarcon (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *