José María Morelos y Pavón

By  |  0 Comments

Nace en Valladolid (hoy Morelia) el 30 de septiembre de 1765 y muere el 22 de diciembre de 1815 en Ecatepec, Estado de México.

Hijo de José Manuel Morelos y Robles y Juana María Guadalupe Pérez-Pavón y Estrada. Fue el tercero de siete hermanos.

Nace en el pórtico del Convento de San Agustín, su madre había ido a misa y comenzó con los dolores de parto, fue auxiliada por las monjas de aquel convento; se bautizó en la catedral de Valladolid el 4 de octubre de 1765 con el nombre de José María Teclo Morelos Pavón y Pérez. Sus primeros estudios los hizo en la escuela de su abuelo, el maestro José Antonio Pavón.

Su padre, de oficio carpintero, abandona el hogar llevándose a su hermano mayor, Nicolás, por lo que José María entró a trabajar en la hacienda de Tahuejo, que era propiedad de un tío paterno, Felipe Morelos Ortuño, en 1779.

Trabajó como atajador, arriero y vaquero. Se instruyo en la agricultura y la ganadería. Durante diez años se dedicó al campo y a estudiar la gramática.

jose_maria_morelos_oleo_de_petronilo_monroy

Fue alumno de Don Miguel Hidalgo y Costilla, quien fuera maestro y luego rector del Colegio de San Nicolás, no duda en unirse al ejercito independista el 20 de octubre de 1810, en un pueblo llamado Charo; exponiéndole sus motivos a Hidalgo le pide le permita marchar con él hasta México; sin embargo, le asigna la misión de levantar fuerzas al sur del país y capturar el puerto de Acapulco, se le da el título militar de “General de los ejércitos americanos para la conquista y nuevo gobierno de las provincias del sur, con autoridad bastante” .

Salió de su parroquia con 25 hombres armados de lanzas y escopetas y en Huetamo aumentó a 350. Dese ahí se deja ver el gran estratega, pues escribe a un amigo sacerdote:

“Veo de sumo interés escoger la fuerza con que debo atacar al enemigo, más bien que llevar un mundo de gente sin armas ni disciplina. Cierto que pueblos enteros me siguen a la lucha por la independencia, pero les impido diciendo que es más poderosa su ayuda labrando la tierra para darnos el pan a los que luchamos”

Ya en Patatlán su ejército era de 2000 hombres aproximadamente. Su encomienda de tomar Acapulco tiene un primer intento fallido. Por ese tiempo se aprecia la visión de estadista por su previsión para organizar un nuevo gobierno y no caer en el caos; en la localidad de El Aguacatillo plasma algunas medidas:

Cuidar los bienes de la Iglesia católica.

Evitar el ataque con fuerzas inferiores al enemigo.

Castigar cualquier intento de guerra de castas y los pecados públicos.

Observar el escalafón militar por méritos.

Obrar en armonía consultando en casos difíciles.

monumento-a-morelos-en-janitzio

Reiterar la medida dictada por Hidalgo en Guadalajara, de establecer nuevo gobierno en manos de los americanos, es decir, todos los nacidos en la Nueva España.

Suprimir el tributo, la esclavitud, las cajas de comunidad, las deudas a peninsulares y el monopolio de la pólvora.

En el pueblo de Tixtla dictó el siguiente decreto, con fecha 13 de julio y firmado por él:

A partir de hoy se entregarán las tierras a los pueblos para su cultivo, sin que puedan arrendarse, pues su goce ha de ser de los naturales en sus respectivos pueblos. Asimismo, faltándonos la moneda corriente de plata y oro para el socorro de las tropas, he resuelto se selle moneda de cobre para el uso del comercio. Las habrá de a peso, tostón, real y medio real, y podrán cambiarse por sus equivalentes en curso legal en cuanto termine la guerra.

Durante la Guerra de Insurgencia participó en: la Batalla de Tres Palos, Batalla de El Veladero, Batalla de Tenancingo, Sitio de Cuautla, Sitio de Huajuapan, Toma de Orizaba, Toma de Oaxaca, Sitio de Acapulco, Batalla de la Lomas de Santa María, Batalla de Temalaca, Batalla de Escamela.

Algunos historiadores dividen la participación de Morelos en Cinco Campañas, antes de la quinta campaña se acontece el Congreso de Anáhuac donde se sustituye a la Junta Nacional y Morelos convoca para elección de diputados los que deberían presentarse en el Congreso de Chilpancingo.

En dicho congreso es nombrado por unanimidad Generalísimo, título que rechaza, le dicen que es voluntad popular que permanezca y cambian el título a “Alteza serenísima” el cual, el mismo Morelos, lo cambia a “Siervo de la Nación”.

El 5 de noviembre de 1815 es capturado, es degradado religiosamente en audiencia pública el 27 de noviembre del mismo año. Fue sentenciado el 21 de diciembre a ser ejecutado al día siguiente.

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

El día de su fusilamiento tomó café y pan, fue encadenado de pies y manos y trasladado a Ecatepec en un carruaje custodiado por 50 soldados, por temor a un levantamiento. Al pasar por la Villa de Guadalupe intentó hincarse, pero el peso de las cadenas se lo impidieron. El sacerdote Miguel Salazar le confesó, después comió, platicó con el encargado de su fusilamiento, de camino al paredón rezó el salmo 51, él mismo se vendó los ojos, tomó un crucifijo y exclamó: “Señor, si he obrado bien, tú lo sabes, pero si he obrado mal, yo me acojo a tu infinita misericordia”. Se hincó dando la espalda al paredón y fue fusilado.

La conseja popular dice que la laguna de San Cristóbal, cercana a donde fue ejecutado Morelos encrespó sus olas hasta lavar su sangre. La sangre de El Siervo de la Patria.

Entre sus legados encontramos la referencia de Napoleón Bonaparte quien dijo: “Con cinco generales como Morelos conquistaría el mundo” y su obra “Sentimientos de la Nación”.


Fotos de Wikipedia y de Ángeles Coronado

Latest posts by Leticia Coronado (see all)

Latest posts by Leticia Coronado (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *