Entrevista con Ana María Ramírez Huerta

By  |  0 Comments
P1040730

Ana María Ramírez Huerta, enfermera jubilada.

 

Ana María Ramírez Huerta, una mujer carismática que dedicó 42 años de su vida al servicio de México sirviendo en el sector salud, a través de instituciones como el IMSS y el ISSSTE.

Inicia sus estudios siendo menor de edad en la escuela de enfermería del IMSS, donde se gradúa como auxiliar de enfermería, se convierte en enfermera general y realiza especialidad en enfermería pediátrica logrando poco tiempo después colocarse como Sub Jefe de Enfermería del Hospital en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE. Su familia y el trabajo su pasión.

Una familia de instituciones

Una Familia Institucional

Una mujer bajita pero en la mirada se percibe toda su bonhomía, y en sus manos la ternura de quien acogió tantos bebes y niñas y niños. Esta mujer de México nos permite entrevistarla en la paz de su hogar:

www.mexicoysusmujeres.com Ana María gracias por la oportunidad de recibirnos en su casa. Coméntenos en su trabajo institucional ¿Qué recuerda de su paso en ellas?

Ana María: En el IMSS tuve la oportunidad de conocer lo que es la enfermería realmente. Era yo muy joven, sin embargo era mucha la responsabilidad. Recuerdo que fue inaugurado el Centro Médico Nacional y siendo parte del Hospital 1, fui asignada a la Unidad de quemados. Con la Jefe de enfermería Fetichin, quien dio la explicación sobre los quirófanos al entonces presidente Adolfo López Mateos. La responsabilidad de tener un paciente quemado es muy alta y verlos salir adelante es maravilloso, porque son seres humanos muy lastimados, tienes que ser muy cuidadosa pues en cada procedimiento pueden ser infectados. Deben ser atendidos con compasión y con pasión.

Antes del sismo de 1985Placa conmemorativa de la inauguración del CMN

Esta es una gran prueba porque si no amas tu profesión no amas a tus pacientes.

M de M: ¿Qué sentimiento guarda para las instituciones de salud mexicanas?

Ana María: Yo amo al Seguro Social, primero porque me permitió estudiar en sus instalaciones y conocer el maravilloso mundo de la enfermería. Aprendí, como ya dije sobre trabajo y responsabilidad, imagínate teníamos a nuestro cargo hasta treinta pacientes; ya en la unidad de quemados nos tocaba de siete a once pacientes. No existía el no puedo o no me toca. Desgraciadamente ahora con las licenciaturas en nuestra profesión se ve menos vocación y más búsqueda de un nivel económico. Pues algunas de las personas que toman la opción de estudiar una licenciatura de enfermería, fueron quienes no tuvieron cabida en la facultad de medicina y es aquí donde esas personas no tienen una vocación de servicio real hacia sus pacientes.

Mujeres de México

“Amo a las instituciones de salud”

M de M: ¿Cree que se ha desvirtuado la vocación en la enfermería?

Ana María: Si bien es cierto que hay personas muy respetables y responsables en nuestra profesión se han perdido valores importantes como la disciplina. Por ejemplo: el cabello lo debíamos tener corto o bien recogido para que no fuera riesgo en la higiene de nuestros pacientes y la cofia impecable y bien colocada; en cuestión uniforme era portarlo con dignidad y pulcritud, que va que nos pusiéramos a comer garnachas fuera del hospital con el uniforme puesto o que tuviéramos una actitud que faltara a la dignidad; las uñas eran bien cortadas y con colores tenues; el maquillaje era muy discreto, no usábamos perfume en la jornada de trabajo, porque las fragancias podrían incomodar a un paciente. Ser enfermera era una responsabilidad dentro y fuera de un hospital.

M de M: ¿Qué hay con el compromiso que se hace al realizar el Paso de Luz en el momento en que se gradúan?

Ana María: Ese es un momento en el que la enfermera debe tomar conciencia de que el transmitir la luz es el compromiso de transmitir salud con valores muy establecidos entre ellos ética, honradez, bondad, solidaridad, responsabilidad. Ejercer la profesión de enfermería es una oportunidad de vida. Bueno, cuando amas tu profesión se te hace lo máximo, así debe ser para otros en la profesión u oficio al que se dediquen.

M de M: ¿Qué le llevó a estudiar enfermería?

Ana María: Yo creo que se me dio de vocación porque alguna vez pensé en estudiar Derecho, pero me ganó la ilusión de ayudar más de cerca a la gente y me decidí por Enfermería. Y el tiempo en que estudie y me adentre en la materia me dio mucha alegría darme cuenta que no me había equivocado, que nací para ello. Tanto así, inclusive quise compartir mi humilde conocimiento siendo docente de mi profesión.

M de M: ¿Cuáles son las emociones que le trae haber estado frente a un presidente de la República?

Ana María: Muy gratos, porque teniendo la jerarquía que tenía, era un señor muy gentil; saludo de mano a todas y todos y se le veía muy gustoso de la oportunidad de abrir unas instalaciones que estaban destinadas a dar un gran servicio a los mexicanos. Y en suerte me toco también estar frente al expresidente Carlos Salinas, cuando se dieron reconocimientos por productividad en las cuestiones de salud. Gratas experiencias.

Reconocimiento del ISSSTE por su labor

Reconocimiento del ISSSTE por su labor

M de M: ¿Pese a se jubiló, sigue ejerciendo su profesión?

Ana María: Eventualmente, pues a veces las vecinas me llaman para cuidar un suero, o ayudarles con una curación; para inyectar a algún familiar o bien asesorar a las y los jóvenes que están en mi entorno y tienen dudas sobre cosas que conciernan a mi profesión. Trato de dar orientación de salud a quién recurra a mí. Pero lo más importante que dejaron en mi vida es la alegría de servir al prójimo y técnicamente el lavado de manos, que es algo que recomiendo mucho a la sociedad en general y a las y los profesionistas y trabajadores del sector salud, porque de algo tan sencillo depende mucho la salud de todos. Yo nunca traje una contaminación a mi casa.

M de M: Agradezco su disposición y su tiempo, pensando que otras trabajadoras dedicadas a la salud, den testimonio de sus historias y de sus esfuerzos.

Latest posts by Leticia Coronado (see all)

Latest posts by Leticia Coronado (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *