Día de la Familia

By  |  2 Comments

El primer domingo de marzo desde 2005 se celebra en México, a manera de recordar la importancia de la familia para el individuo, la sociedad y la nación, el Día de la Familia.

En verdad el sentido de pertenencia a una familia es importante y te da seguridad y hoy día debemos estar al pendiente de reforzar los lazos familiares. Los que tuvimos la suerte de crecer en un seno familiar sólido y firme, sabemos que somos muy afortunados.

Vale aclarar que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instituyó desde 1993 al 15 de mayo como el Día Internacional de la Familia con el objeto de fomentar la toma de conciencia sobre cuestiones que afectan a la familia como unidad básica de la sociedad, así como promover la adopción de medidas adecuadas para evitar el resquebrajamiento de las familias.

Algunos años se ha promovido este día con objetivos claros como promover la cultura de la equidad y la no agresión, los derechos de los niños o difundir la cultura de la adopción, entre otros puntos para reforzar los vínculos familiares.

Quizá mi punto sea añorativo y romántico, pero no puedo evitar expresar que tener una familia es importante. Por lo que quiero agradecer a quienes -por cuestiones naturales, genéticas o llámenlas como quieran- son mi familia, ¡Gracias por cada momento!

Qué si se hacen carreras, ¡qué bueno!; qué si se hacen verbenas en las delegaciones y municipios mejor. Qué si los grandes almacenes y los restaurantes dan descuentos para que la gente festeje, quien tenga dinero y eso les satisfaga ¡qué bueno! No cambien lo fundamental e importante para mantenerse unidos: el amor.

Jamás borraré de mi memoria emocional el amoroso desayuno que me daba mamá antes de irme a la escuela; el que papá estuviera en casa siempre en las meriendas para preguntarnos ¿cómo nos había ido en la escuela? Tampoco olvido los juegos con mis hermanas y hermanos -canicas, columpios, la casita y la comidita, indios y vaqueros- y como recuerdo la emoción de cada festividad en casa que se convertían en un ritual; las compras y forradas de libros para el ciclo escolar de cada uno. Los paseos a la Alameda Central, Chapultepec o Xochimilco.

Hoy me parece hermoso que en nuestras reuniones nos abracemos, sin motivo nos llamemos para saber el uno del otro; que las familias que formamos se reúnan.

Las huellas de amor que tengo en mi corazón gracias a mi familia, son el bastión de mi día a día. Y les digo con toda la certeza que construyan su familia todos los días del año. Que las hagan solidas desde su corazón. Porque de esa manera cada integrante de la familia será feliz.

Latest posts by Leticia Coronado (see all)

Latest posts by Leticia Coronado (see all)

2 Comments

  1. Irene Martínez

    marzo 7, 2016 at 11:12 pm

    Que interesante su editorial señora Leti, muy bonito recordar los tiempos compartidos en familia, gracias por compartir esas memorias de su niñez y a la vez llevarnos también a recordar las nuestras. Saludos

    • María Leticia Coronado

      abril 25, 2016 at 2:25 am

      Gracias Irene recordar es acariciar el alma

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *