“¡A que no puedes comer solo una!”

By  |  0 Comments

El sueño de toda persona no es un hombre o una mujer perfecta, no es un viaje a la playa, no es el carro último modelo … es comer sin engordar. Sí, poder comer una hamburguesa doble, gratinada, con tocino, porción extra de aguacate, papas a la francesa bañadas en queso Cheddar y aún así no subir un solo gramo. Y no hablemos solamente de subir de peso, sino de todas las enfermedades que esto puede provocar.

No sé si algún día la tecnología y la investigación lo puedan lograr, pero al menos hoy por hoy, es imposible. Lo que sí es posible es cambiar pequeños hábitos para evitar la ingesta de un exceso de calorías que se van a almacenar en el tejido adiposo (las jaboneras, las caderas y el pachi).

Hoy viernes, para empezar el fin de semana con toda la actitud, quiero platicarte más a fondo sobre el químico que comentamos en la columna pasada: el glutamato monosódico o GMS.

El nombre puede imponer porque tal vez son palabras que nunca habías escuchado, pero el GMS no es más que un potenciador de sabor que las industrias de alimentos utilizan para mejorar sus productos. Cualquiera pensaría que es un agente inocente, pero lo que tiene de útil en la industria lo tiene de canijo en la nutrición. Se ha comprobado que afecta en la función de la leptina (hormona encargada de captar la saciedad y el control del apetito). Al no funcionar de manera adecuada, esta hormona nunca manda la señal a nuestro cerebro de que ya estamos llenos, y claro, seguimos metiendo la mano a la bolsa amarilla de frituras.

Ahora sí, lo que todos nos preguntamos: ¿qué alimentos contienen glutamato monosódico? Desgraciadamente los alimentos que más acostumbramos, como papas fritas, botanas, aderezos, cacahuates, cocteles de frutos secos, sopas liofilizadas o deshidratadas, galletas saladas, comidas congeladas, quesos, etc. Si te animas a hacer el reto de evitar estos alimentos, procura buscar los que digan “Non MSG” o “Sin GMS”.

Inténtalo una o dos semanas, y te prometo que te olvidas de la adicción a la chatarra. ¡Bonito fin de semana!

Y quedo al pendiente de sus comentarios en mi correo: danielacantum@gmail.com

Twitter: @danielacantum93

Latest posts by Daniela Cantú Marroquín (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *